Lesión Pedunculada de Crecimiento Lento | Actas Dermo-Sifiliográficas

Historia clínica

Un agricultor de 57 años de edad, sin antecedentes médicos personales o familiares relevantes y sin enfermedades conocidas, presentó una lesión en el aspecto interno de la pierna izquierda que había aparecido aproximadamente 10 años antes. La lesión era asintomática, nunca había sangrado y había crecido lenta y progresivamente a lo largo de los años.

Examen físico

El examen físico reveló un tumor polipoide exofítico con una base amplia y sin adhesión a las capas más profundas. El tumor era blando, de superficie friable, eritematosa, carnosa y medía 3 cm de diámetro (Fig. 1).

Figura 1.
(0.1 MB).

Dermoscopy reveló que la superficie del tumor consistió de varias estructuras elevadas interconectadas en un patrón de panal de abeja y se muestran algunos blanquecino radial de color uniforme y fina arborescente telangiectasias (Fig. 2).

Figure 2
(0.07MB).

Locoregional lymph nodes were not palpable and no other significant abnormalities were observed in the physical examination.

Histopatología

La histopatología con hematoxilina-eosina (aumento original ×20) reveló un tumor compuesto por hebras delgadas, alargadas y anastamosantes de células basaloides que estaban conectadas a la epidermis y extendidas hacia la dermis formando un patrón en forma de red dentro de un estroma fibrótico denso (Fig. 3).

Figura 3
(0.21 MB).

¿Cuál Es Su Diagnóstico?

Diagnóstico

Fibroepitelioma de Pinkus.

Curso clínico y Tratamiento

Bajo anestesia local, el paciente fue sometido a escisión quirúrgica con márgenes y cierre directo, sin complicaciones. Después de 6 meses de seguimiento, el paciente presenta una cicatriz no patológica sin signos de recurrencia local o lesiones nuevas.

Comment

Fibroepitelioma de Pinkus, descrito inicialmente en 1953 como un tumor fibroepitelial premaligno de la piel, 1 es una neoplasia benigna con diferenciación hacia células germinativas foliculares. Este tumor se ha considerado tradicionalmente una variante poco frecuente del carcinoma de células basales (CCB), con base en sus características histopatológicas características. Histológicamente, el tumor consiste en hebras de epitelios basaloides interconectados recubiertos con infundíbula folicular preexistente que se conectan a la epidermis para formar un patrón fenestrado, con islas sólidas ocasionales de células basaloides, un estroma fibrótico denso y una red capilar rica.2 En algunos casos, la citología, el estroma y las características arquitectónicas sugieren que este tipo de tumor se clasificaría más correctamente como una variante retiforme del tricoblastoma que como un CCB.3 Sin embargo, no muestra un grado de diferenciación folicular tan avanzado como el observado en el tricoblastoma.

El fibroepitelioma de Pinkus afecta a hombres y mujeres de manera similar, y aparece en individuos entre 40 y 60 años de edad. La ubicación más común es el tronco. Tiene predilección por áreas no expuestas (a diferencia del CCB), especialmente el área lumbosacra, aunque puede desarrollarse en cualquier sitio anatómico, excepto en áreas de piel que carecen de folículos pilosos. Si bien el tumor se manifiesta clínicamente como una lesión inicialmente plana, crece progresivamente y causa pocos síntomas, y por lo tanto puede alcanzar un tamaño grande, como se observa en nuestro paciente. Es poco agresivo y tiene un buen pronóstico; no se han descrito metástasis a distancia.

Se ha descrito el patrón dermoscópico de este tumor; las características clave son telangiectasias arborizadas que son más largas y finas que las observadas en CCB y rayas blanquecinas causadas por abundante estroma fibrovascular. Estos corresponden respectivamente a las estructuras de hoja de arce marrón y rueda de radios que se ven en el BCC clásico.4

El diagnóstico diferencial de fibroepitelioma de Pinkus incluye carcinoma de células escamosas, melanoma amelanótico, metástasis en la piel, carcinoma de células de Merkel y linfoma cutáneo primario difuso de células B grandes, tipo pierna. Sin embargo, esos tumores son neoplasias malignas de la piel caracterizadas por un crecimiento rápido y un mal pronóstico, características que no concuerdan con el curso clínico del tumor de nuestro paciente. Por lo tanto, el diagnóstico diferencial también debe incluir otras neoplasias benignas menos comunes con diferenciación folicular en las que el diagnóstico definitivo se establece por histopatología; estos incluyen tricodiscoma solitario grande, tricoadenoma, fibroadenoma y siringofibroadenoma ecrino, así como otros tumores como el tumor linfoepitelial de la piel.

Conflictos de intereses

Los autores declaran no tener conflictos de intereses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.