Orígenes y Tradiciones del Festival del Fuego de Beltane

A medida que se acerca el final de abril, casi es hora de la celebración anual de Beltane. Actualmente conocido como el popular Festival del Fuego que tiene lugar en Calton Hill en Edimburgo, este tradicional evento celta tiene una larga y fascinante historia que se remonta a la Edad del Hierro.

Que significa

«Beltane» se puede traducir aproximadamente como » fuego brillante «(del Dios celta» Bel » = «el brillante», y de la palabra gaélica» teine » = «fuego»). La gente solía encender hogueras en honor al Sol, con la esperanza de que su luz nutriera los cultivos y apoyara su crecimiento. El festival siempre tiene lugar la noche anterior al 1 de mayo, una celebración del pico de la primavera y el comienzo del verano, una representación de la fertilidad, el crecimiento y la renovación. En la mitología pagana, Beltane es la Gran Boda entre la Diosa Flora y el Hombre Verde (Reina de Mayo y Rey de Mayo), la unión de la Tierra y el Cielo.

Simbolismo

Hay tres colores principales asociados con Beltane: verde, rojo, y blanco (/plata). Estos representan, respectivamente, crecimiento y fertilidad, fuerza y pasión, limpieza y limpieza. También son los colores del Palo de Mayo: un palo hecho de abedul e insertado en el suelo con un anillo de flores en la parte superior, representa el poder de Dios y la fertilidad de la Diosa.

Tradiciones

En honor a la Gran Boda y la unión de Dios y Diosa, muchas personas celebraban bodas paganas o Obsequios en esta época. Las entregas a mano tradicionalmente duraban un año y un día, después de lo cual la pareja podía decidir si querían permanecer juntos o separarse. A pesar de que no son tan populares, estas ceremonias todavía tienen lugar hasta el día de hoy, y la pareja puede elegir la duración de su compromiso. Un evento similar fue «saltar el palo de escoba»: cuando las parejas no podían permitirse una ceremonia, simplemente saltaban sobre una escoba que yacía en el suelo, símbolo de cruzar un umbral y comenzar una nueva vida. Una tradición más popular-y algo menos oficial – era ir A Maying. Parejas de todas las edades pasaban la noche en bosques y campos y por la mañana traían flores, a menudo flores de espino, para decorar sus hogares. Las mujeres jóvenes se lavaban la cara con el rocío de la mañana y hacían coronas de flores y canastas de Mayo.

No hace falta decir que muchas de estas tradiciones se perdieron a lo largo de los siglos, pero a veces puede ser bueno recordar cómo vivían nuestros antepasados e incluso traer de vuelta algunas de estas celebraciones. Probablemente así fue como un pequeño grupo de entusiastas logró traer de vuelta el festival en 1988, con la ayuda de la Universidad de Edimburgo. Desde hace más de treinta años, el 30 de abril, las calles de la capital cobran vida a través de una procesión animada, que culmina con una actuación teatral dramática y la iluminación de una gran hoguera. Se puede encontrar más información sobre el evento en el sitio web oficial de Beltane Fire Society.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.